Un nuevo estudio muestra que el uso combinado de mamografía 2D y 3D detecta más cánceres de mama que la mamografía convencional sola

Según un estudio difundido por la revista Radiology (publicación de la Sociedad Radiológica de Norteamérica-RSNA), en su edición de junio, un 90% más de casos de cáncer de mama serían detectados mediante la combinación de mamografía 2D y 3D.

 

En España 1 de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida y cáncer de mama es la primera causa de muerte por cáncer entre mujeres en nuestro país. En cambio, la tasa de supervivencia aumenta cada año gracias a los programas de detección precoz y los avances tecnológicos que se están haciendo en este campo.

Cuando se trata de luchar contra el cáncer de mama, la mamografía está considerada como la primera línea de defensa. En cada comunidad, desde 1990, las mujeres españolas de entre 50 y 65 años son invitadas a hacerse una mamografía cada dos años. La detección precoz del cáncer de mama reduce el riesgo de muerte a causa de la enfermedad en un 25-30% o más.

Existen dos tipos de mamografías. La mamografía convencional, más conocida como 2D o Full-Field Digital Mammography (FFDM), crea una imagen bidimensional del pecho. La tomosíntesis digital de la mama, también conocida como DBT o mamografía en 3D, es una tecnología avanzada que utiliza varias imágenes de radiografía usando baja radiación del tejido mamario para crear una imagen tridimensional de la mama, ayudando a los radiólogos a ver zonas de interés en el seno, sin otros tejidos superpuestos.

El Dr. Pattacini y un equipo de radiólogos y científicos italianos a cargo del programa de detección de cáncer de mama en Reggio Emilia (Italia), se dispusieron a probar la efectividad de la mamografía en 3D para el cribado combinándola con la mamografía 2D. Su objetivo era ver si la combinación podría tener un impacto beneficioso en el pronóstico del paciente, en comparación con el uso de la mamografía 2D por si sola.

“En Estados Unidos, tanto la mamografía 2D como la 3D se suelen utilizar para la detección del cáncer de mama”, dice el Dr. Pierpaolo Pattacini, director del Departamento de Diagnóstico por Imágenes y Medicina de Laboratorio en el hospital Santa Maria Nuova (IRCCS) en Reggio Emilia, Italia. “Para los médicos estadounidenses, es más frecuente utilizar la mamografía en 3D. En cambio, en Europa, la mamografía 3D no se utiliza para programas de cribado.”

Este es el primer estudio clínico europeo sobre la mamografía 2D y 3D que se realizó como un ensayo aleatorizado prospectivo, un método de referencia en la medicina, basado en la evidencia.

 “Dividimos a las mujeres en dos grupos estadísticamente equivalentes: un grupo fue examinado con mamografía en 2D y tratado en consecuencia, mientras que las mujeres del segundo grupo fueron tratadas con los resultados de la interpretación de las exploraciones 2D y 3D combinadas”, dice el Dr. Pattacini.

El Dr. Pattacini y el equipo realizaron exámenes de detección de cáncer de mama a aproximadamente 20. 000 mujeres usando la tecnología de mamografía de GE Healthcare, y compararon los resultados de la combinación de los modos 2D y 3D con los del modo 2D en exclusividad. Los resultados fueron asombrosos. Mediante la adición de mamografías 3D a la 2D para la detección del cáncer de mama, los investigadores detectaron un 90 % más de cánceres que con la 2D únicamente – y con un índice de repetición de la prueba similar1.

“El hecho de que constatemos una tasa de repetición similar y un aumento significativo en el porcentaje de cánceres detectados sugiere que vimos los cánceres antes, lo que esperamos tenga finalmente un impacto beneficioso en el pronóstico del cáncer de mama”, dice el Dr. Pattacini.

También se llegó a la conclusión de que, añadiendo el modo 3D, se proporcionó un índice de detección similar en todas las clases de densidad mamaria, con un aumento de un 72%1 en la detección en mujeres con mamas densas. El estudio también mostró un aumento de un 94%1 en la detección de pequeños cánceres invasivos, que generalmente son más tratables, y también un aumento de un 122%1 en la detección de cánceres invasivos de tamaño mediano. Otra ventaja de añadir el modo 3D, es que el porcentaje de resultados falsos positivos – casos en los que las mujeres vuelven a ser llamadas para realizar pruebas adicionales a pesar de no tener un diagnóstico de cáncer – fue un 25%1 menor en comparación con el modo 2D, lo que ayudó a evitar exámenes adicionales y ansiedad.

“Nuestros datos confirman los excelentes resultados de la mamografía en 3D, previamente demostrados en otros estudios prospectivos europeos llevados a cabo en programas de cribado de grandes poblaciones”, dice el Dr. Pattacini. “Pero nuestros resultados van un paso más allá: sólo los ensayos aleatorios pueden ofrecer datos que evalúen la efectividad de una nueva tecnología de cribado, y determinar si la adición de mamografía en 3D al cribado significará menos cánceres de intervalo detectados entre exámenes. Es por esto que otros estudios que se están llevando a cabo en Europa y en Estados Unidos tienen un diseño similar.”

De hecho, la población objeto de estudio, estaba formada por mujeres de entre 45 y 70 años de edad, inscritas en el programa de detección. Tres de los seis centros provinciales de mamografía en Reggio Emilia fueron incluidos en el estudio, y las lecturas de mamografías fueron centralizadas y realizadas por diez radiólogos.

“Creemos que la mamografía en 3D ha ha marcado un hito en la evolución tecnológica de la imagen mamaria, teniendo en cuenta la nueva investigación sobre la detección personalizada del cáncer de mama”, dice el Dr. Pattacini. “Creo que nuestro estudio será, sin duda, un punto de inflexión para promover la mamografía 3D para la detección. Es una puerta abierta al futuro.”

 

[1] Digital Mammography versus Digital Mammography Plus Tomosynthesis for Breast Cancer Screening: The Reggio Emilia Tomosynthesis Randomized Trial, P. Pattacini, A. Nitrosi, P.G. Rossi, V. Iotti, V. Ginocchi, S. Ravaioli, R. Vacondio, L. Braglia, S. Cavuto, C. Campari; Radiology (Issue June 2018).