Por qué creo en Europa

GE sigue siendo tan ambiciosa para Europa como lo ha sido siempre. La historia de Europa es una historia de transformación y oportunidad y, pese a haber recorrido un largo camino, queda mucho por hacer.

En una época de ruptura e incertidumbre: los responsables políticos, empresarios y ciudadanos deben unirse para cortar el proteccionismo económico de raíz. Hay que prevenir que Europa se fragmente y recorte inversiones, incidiendo en que la competitividad debería ser una prioridad.

Las empresas que desean invertir necesitan tener confianza y eso requiere de un entorno que ofrezca transparencia, previsibilidad y coherencia. Por ello, es necesario simplificar las estructuras, los procesos, la creación de políticas y la administración para que Europa pueda centrarse en dónde puede competir, ganar y crecer.

Hay algunas áreas concretas en las que creo que deberíamos centrarnos. Literalmente, todo comienza con mucha energía.

 

Definir una estrategia eléctrica regional

Europa es un precursor de la transición energética y un campo de pruebas para el futuro de los modelos energéticos. Sin embargo, la política energética sigue siendo uno de los retos a los cuales se enfrenta la Unión Europea en cuanto a competitividad y crecimiento. Una política fuerte a nivel regional y nacional puede transformar radicalmente el sistema energético comunitario.

El Trilema Energético – seguridad, equidad y sostenibilidad ambiental – se puede abordar mejor si se adopta un enfoque político más holístico, para consolidar y construir un sistema energético integrado a escala europea y una estrategia de electricidad progresiva que también aproveche todo el potencial de la tecnología digital.

En GE, trabajamos en estrecha colaboración con nuestros clientes y proveedores en toda Europa para innovar y responder a los retos energéticos del futuro. Dos grandes ejemplos son: el desarrollo de la turbina eólica más grande y potente del mundo, Haliade X, que será fabricada por GE Renewable Energy en Europa; y el trabajo pionero de GE Grid Solutions con Arenko en el Reino Unido, para construir una planta de 41 megavatios.

 

Aprovechando la innovación disruptiva

Para que Europa gane, debe eliminar las barreras innecesarias y adoptar nuevas formas de trabajo y modelos comerciales flexibles con el objetivo de crear un entorno que respalde la inversión continua en digital y aliente a los sectores de rápido crecimiento, como la fabricación aditiva.

GE continúa invirtiendo de manera significativa en digital y manufactura aditiva, pues creemos que ambas continuarán transformando las industrias y, en el futuro, cambiarán la forma en que los productos se diseñan y fabrican.

Alemania es nuestro centro global de innovación para fabricación aditiva. Aquí, en el corazón de la revolución aditiva, el nuevo centro de experiencia del cliente de GE Additive en Múnich funciona como una interfaz entre los clientes y nuestros equipos. GE Additive ha combinado las fortalezas de Concept Laser en Alemania y Arcam en Suecia, ambos proveedores líderes mundiales de máquinas y servicios de manufacturación aditiva, para convertirse en líder en este apasionante área.

Abrazar el futuro del trabajo

Conseguir que los trabajadores europeos estén preparados para el futuro es una prioridad para las empresas y los gobiernos, así como la de garantizar que estos puedan desarrollar, perfeccionar y mejorar las habilidades adecuadas para prosperar en un mundo donde el trabajo está cada vez más expuesto a la automatización y la transformación digital. En definitiva, tenemos que trabajar en el desarrollo de un ecosistema abierto, incluida la creación de un mercado único de competencias, facilitado por la normalización de las credenciales y cualificaciones en toda la UE, y para fomentar la movilidad de la mano de obra.

GE sigue comprometido con Europa, ya que tiene muchas ventajas que la hacen atractiva: trabajadores altamente cualificados y una sólida base de conocimiento. Como CEO europeo de una empresa que emplea a más de 90.000 personas en el continente, creo firmemente en el potencial de Europa de hoy y de mañana. El cantante Bono lo expresó muy bien cuando dijo ‘Europe is a thought that must become a feeling’ (Europa es un pensamiento que debe convertirse en un sentimiento en español) y en mi opinión merece la pena invertir esfuerzos para que así sea para las futuras generaciones.

 

Peter Stracar, CEO GE Europa

 

¿Te ha gustado? Suscríbete a GE Reports para leer más artículos como este en este link.