Nuevo capítulo en la historia de GE: el futuro de la compañía

El pasado 26 de Junio, GE anunció importantes cambios en su cartera de negocios diseñados para estimular el crecimiento y generar más valor para los accionistas. Los negocios de GE Aviation, GE Power y GE Renewable Energy formarán el nuevo núcleo de la empresa. GE planea convertir GE Healthcare en un negocio independiente, distribuyendo el 80% a los accionistas de GE y monetizando el 20% restante.

La compañía también planea “separar por completo” a Baker Hughes, una empresa de GE (BHGE), proveedor líder en el mundo en tecnología y servicios de petróleo y gas formado por la combinación de GE Oil & Gas y Baker Hughes en 2017. La separación tendrá lugar “en los próximos dos o tres años”, según GE. Actualmente, GE tiene una participación del 62,5% en BHGE valorada en 23 mil millones de dólares.

En mayo, GE presentó planes para combinar su negocio GE Transportation, dedicado a la fabricación de locomotoras y otros equipos ferroviarios con Wabtec Corporation en un acuerdo valorado en 11.1 mil millones de dólares.

Asimismo, GE anunció acciones para consolidar su balance general, delineando un “camino claro” para reducir su deuda neta en aproximadamente 25 mil millones de dólares y reducir el riesgo de GE Capital, su división de servicios financieros. Finalmente, ofreció más detalles sobre su nueva filosofía operativa, compartiendo cómo esta estructura cambiará el centro de gravedad de la sede central a las empresas y generará al menos 500 millones de dólares en ahorros corporativos para finales de 2020.

Hoy marcamos un hito importante en la historia de GE”, dijo el presidente y CEO de GE, John Flannery. “Estamos avanzando agresivamente como una compañía de aviación, energía y energía renovable – tres negocios altamente complementarios preparados para el crecimiento futuro. Continuaremos mejorando nuestras operaciones y nuestro balance a medida que creemos un GE más sólido y simplificado”.

La compañía explicó que esperaba mantener su actual dividendo trimestral, sujeto a la aprobación de la junta hasta que GE Healthcare se convierta en una entidad independiente. En ese momento, GE espera ajustar su dividendo “en línea con los homólogos industriales”, según GE. La nueva junta directiva de GE Healthcare determinará su política de dividendos.

Arriba: “Hoy marcamos un hito importante en la historia de GE”, dijo el presidente y CEO de GE, John Flannery. Crédito de la imagen: GE. Imagen principal: el motor a reacción GEnx durante las pruebas en el centro de GE Aviation en Peebles, Ohio, EEUU. Crédito de la imagen: GE Reports.

Flannery afirmó que separar GE Healthcare y BHGE les permitirá invertir en innovación y perseguir sus propias estrategias de crecimiento. “Las acciones de hoy desbloquean tanto a una empresa de atención médica pura como a un proveedor de servicios de petróleo y gas”, dijo Flannery. “Confiamos en que posicionar a GE Healthcare y BHGE fuera de la estructura actual de GE es lo mejor, no solo para GE y sus propietarios, sino también para estas empresas, que podrán fortalecer sus posiciones líderes en el mercado y mejorar su capacidad para invertir en el futuro”, agregó.

GE Healthcare registró ganancias operativas de 3.5 mil millones de dólares en ingresos de 19 mil millones de dólares en 2017. La compañía fabrica escáneres de imágenes médicas y otras herramientas y equipos de atención médica, incluyendo software, análisis de datos y aplicaciones de inteligencia artificial.

Se mantiene a la vanguardia de la medicina. Por ejemplo, su división de Life Sciences está fabricando equipos y herramientas que las compañías farmacéuticas utilizan para fabricar productos biológicos, la clase de medicamentos de mayor desarrollo en el mundo, que representan 8 de los 10 principales productos terapéuticos en el mercado hoy en día. Su tecnología también está ayudando a implementar tratamientos innovadores como la terapia de células CAR-T, que permite a los médicos reconstruir el sistema inmunológico del paciente y activar su cáncer, por ejemplo. “La visión de GE Healthcare es impulsar resultados de pacientes más individualizados, precisos y efectivos”, dijo Kieran Murphy, presidente y CEO de GE Healthcare. “Como un negocio de salud global independiente, tendremos flexibilidad para buscar oportunidades de crecimiento en el futuro, reaccionar rápidamente a los cambios de la industria e invertir en innovación”.

GE se introdujo en el negocio de la imagen médica y la salud poco después de su formación en 1892. En 1896, justo un año después de que Wilhelm Roentgen anunciara el descubrimiento de los rayos X, Elihu Thomson, el ingeniero estadounidense que fundó GE junto con Thomas Edison, construyó una máquina de rayos X comercial “para diagnosticar estructuras óseas y localizar objetos extraños en el cuerpo”. A continuación, el científico de GE William Coolidge inventó el tubo de rayos X moderno y construyó una máquina de rayos X portátil utilizada en hospitales militares durante la Primera Guerra Mundial. Además, inventó el tubo de rayos X Collidge giratorio, un diseño que todavía impulsa a muchos sistemas de rayos X y tomografía computarizada en el mundo actual. Su compañero Irving Langmuir, ganador del Premio Novel de Química en 1932, patentó un dispositivo llamado “intensificador de imágenes”. Más adelante, dicho tecnología permitió a los médicos reducir la dosis de radiación necesaria para obtener imágenes de los pacientes. El trabajo de Ivar Giaever, quien recibió el Premio Nobel de Física en 1973 por su investigación en superconductividad, ayudó a GE a construir los primeros imanes superconductores y comenzar a fabricar resonancias magnéticas (RM). En la década de 1980, John Schenck de GE Global Research tomó la primera imagen de RM del cerebro con un escáner GE.

Una imagen de resonancia magnética del cerebro tomada por un escáner GE. Crédito de la imagen: GE Global Research.

GE del futuro

Flannery explicó que orientar GE hacia las industrias de la aviación y la energía haría que la compañía esté más enfocada y facilitará el seguimiento y la medición de los inversores. De hecho, las divisiones de Aviation y Power de GE han estado estrechamente vinculadas durante más de un siglo. Una turbina de gas es, en muchos aspectos, similar a un motor a reacción y las dos unidades de negocios comparten una gran cantidad de tecnologías, incluido el uso de los últimos materiales compuestos, la impresión 3D, las características de diseño y el “know-how”. Fue un ingeniero de turbinas de gas GE quien lanzó la empresa al negocio de la aviación en 1917 cuando diseñó un dispositivo llamado “turbosupercharger” que permitía a los motores de avión retener sus caballos de potencia a gran altura. Luego se unió al Salón de la Fama Nacional de la Aviación.

El intercambio de conocimientos también función a la inversa. En la actualidad, las turbinas de gas HA avanzadas de GE Power, que funcionan dentro de dos de las plantas de energía de ciclo combinado más eficientes del mundo, utilizan características desarrolladas originalmente por los ingenieros de GE Aviation para motores de aviones supersónicos. Los ingenieros se mueven libremente entre las divisiones, trabajando en estrecha colaboración para aprovechar las nuevas tecnológicas de fabricación, como la impresión 3D. Jaroslaw Weronko, por ejemplo, ayudó a diseñar piezas impresas en 3D para el GE Catalyst, un nuevo motor de avión con grandes secciones impresas de aleaciones metálicas. Pero también pasó tiempo trabajando en turbinas de gas en la fábrica de GE Power en Greenville, Carolina del Sur, EEUU. Dijo que tal colaboración “nos hace a nosotros y a todos los demás más fuertes. Diseñar GE Catalyst en menos de dos años fue un sprint. Si no hubiera tenido la oportunidad de practicar y aprender de los demás, no lo habría conseguido”.

Una turbina de gas HA en un puesto de pruebas en Greenville, Carolina del Sur, EEUU. GE Power y GE Aviation comparten muchas tecnologías, incluido el uso de los últimos materiales compuestos, la impresión 3D, las características de diseño y el “know-how”. Crédito de la imagen: GE Power.

Los negocios de Power y Aviation de GE están trabajando estrechamente con científicos de GE Global Research. Uno de ellos, Krishan Luthra, pasó dos décadas desarrollando un material maravilloso llamado “compuesto de matriz cerámica”. Representa un tercio del peso del metal y puede soportar temperaturas cercanas a los 2.400 grados Fahrenheit, donde incluso las aleaciones de metal más avanzadas se funden. Operar a temperaturas más altas permite que los motores a reacción y las turbinas extraigan más energía del combustible y operen de manera más eficiente. GE diseñó piezas del material para las turbinas HA, así como para el motor a reacción más grande del mundo, el GE9X y el LEAP, desarrollados por CFM International, una empresa conjunta 50-50 entre GE Aviation y Safran Aircraft Engines. El LEAP ha traído más de 200 mil millones de dólares en pedidos de motores al precio de los EEUU.

GE construyó el primer motor a reacción de los Estados Unidos. Actualmente, la tecnología de GE alimenta dos de cada tres salidas de aviones comerciales en todo el mundo, y la base instalada de GE Aviation incluye más de 65.000 motores. Las máquinas fabricadas por GE Power tienen capacidad de generar más de un tercio de la electricidad del mundo, y la unidad comercial tiene unas 7.000 turbinas de gas en el campo.

GE Aviation diseñó el GE9X, el motor a reacción más grande del mundo, para aviones de gran capacidad como la próxima generación de Boeing 777X. Los motores incluyen piezas impresas en 3D, así como componentes de materiales compuestos de cerámica y fibra de carbono. Crédito de la imagen: GE Aviation.

Las turbinas eólicas onshore de GE Renewable Energy instaladas en todo el mundo tienen la capacidad de generar 60.000 megavatios, suficiente para abastecer a toda Indonesia. La unidad de negocio desarrolla desde su centro de excelencia de ingeniería en Barcelona la turbina eólica offshore más grande del mundo, la Haliade-X. Solo una de estas turbinas de 12 megavatios será capaz de alimentar el equivalente de 16.000 hogares europeos.

GE Aviation registró ganancias operativas de 5.4 mil millones de dólares en ingresos de 27 mil millones de dólares en 2017, y la unidad tiene una cartera de pedidos de 200 mil millones de dólares. GE Power reportó ingresos de 35 mil millones de dólares y ganancias operativas de 1.9 mil millones de dólares. El negocio tiene una acumulación de pedidos de 98 mil millones de dólares. GE Renewable Energy contribuyó con 9 mil millones de dólares y 600 millones de dólares en ganancias operativas. Su cartera de pedidos es de 15 mil millones de dólares.

Además, GE mantendrá su motor de innovación, GE Global Research. Ayudará a los negocios de GE a desarrollar nuevos productos y tecnologías. Pero la compañía planea abrir las instalaciones a socios externos y ayudarlos a resolver complejos problemas de ingeniería y acelerar el desarrollo nuevas tecnologías. El equipo reportará David Joyce, CEO de GE Aviation y vicepresidente de GE, quien ayudó a GE a lanzar negocios como GE Additive, la división de tecnologías de impresión 3D.

Flannery afirmó que los cambios harían a la compañía “más fuerte y simplificada” y aceleraría el crecimiento en todos sus negocios. “Estoy seguro de que las acciones de hoy, junto con otros cambios que ya hemos realizado, producirán mejores resultados operativos en el futuro”, dijo. “Estamos enfocados en ejecutar la estrategia e implementar la estructura que hemos establecido hoy para posicionar nuestros negocios para el crecimiento futuro”.

La Haliade-X será la turbina eólica offshore más grande del mundo. Solo una de estas turbinas de 12 megavatios será capaz de alimentar el equivalente de 16.000 hogares europeos. Crédito de la imagen: GE Renewable Energy.