Múnich, capital de la fabricación aditiva

Los amantes del diseño y de la tecnología estamos de celebración. El pasado 5 de diciembre, Múnich se convirtió en la capital europea de la Impresión 3D con la inauguración del Centro de Experiencia del Cliente de GE Additive, la división de fabricación aditiva de GE.

La fabricación aditiva tiene el potencial de cambiar las reglas del juego en la producción de piezas, componentes y productos. Se trata de un avance tecnológico trascendental que se ha hecho realidad gracias a la transición de lo puramente analógico a lo digital. En las últimas décadas, actividades como las comunicaciones, la ingeniería o la arquitectura ya han disfrutado de este tipo de transformación radical. Ahora es el turno de la industria.

La fabricación aditiva permite la creación de piezas agregando material capa tras capa. Cada capa se superpone a la anterior que está fundida total o parcialmente. Esto permite a los ingenieros ‘fabricar’ directamente las piezas que necesitan, diseñándolas con ayuda de un software CAD (Computer Aided Design) que ‘lonchea’ las microcapas. De esta manera, no es necesario involucrar a múltiples proveedores para la construcción de piezas complicadas y, además, desaparecen juntas, tornillos o soldaduras. Las piezas resultantes son un 40% más ligeras y un 60% más baratas.

El Centro de Experiencia del Cliente de Múnich está diseñado para todos aquellos profesionales de Europa que quieran conocer a fondo el valor diferencial que puede aportar la fabricación aditiva facilitando así su adopción en empresas. En esta instalación los clientes viven todo el proceso en primera persona: comienzan desarrollando un concepto, posteriormente un diseño y, finalmente, construyen un prototipo, supervisando todas las fases de la producción.

Pero esto es solo una parte de los planes de GE para impulsar el crecimiento de un sector que considera el futuro de la industria y uno de los motores de la transformación tecnológica que hoy vivimos. La semana anterior se colocó la primera piedra del 3D Campus en Lichtenfels (Alemania). Una instalación que estará lista a comienzos de 2019, en la que más de 500 personas de Concept Laser (adquirida por GE Additive en otoño de 2016) pondrán todo su talento en la producción de impresoras 3D que utilizan metal. En este nuevo centro se unifican los procesos de investigación y desarrollo, junto con la producción, servicio al cliente y logística.

La tecnología que utiliza Concept Laser se llama Laser CUSING y permite la fabricación de componentes extraordinariamente complejos en remesas relativamente pequeñas. Esto permite que numerosas industrias accedan a esta tecnología. Desde las grandes piezas para la industria aeronáutica hasta los mini componentes para la industria del cuidado dental. Desde herramientas hasta joyas, pasando por moldes o relojes.

El futuro ya está aquí. Con este nuevo centro, GE espera multiplicar la producción de estas impresoras por cuatro. La apuesta está muy clara. Y es absolutamente ganadora.

 

¿Te ha gustado? Suscríbete a GE Reports para leer más artículos como este en este link.