GE se marca el objetivo de superar la brecha de género en puestos técnicos en 2020

GE ha anunciado su objetivo de contar con 20.000 mujeres en puestos técnicos en el año 2020 y garantizar la paridad de género en sus programas de formación técnica y liderazgo. El programa incrementará de forma significativa la representación de mujeres en puestos de ingeniería, producción, TI y gestión, un paso necesario para hacer frente al desequilibrio de género en el ámbito técnico y completar la transformación de GE en una compañía digital industrial.

A pesar de los esfuerzos realizados en los sectores tecnológico e industrial, las medidas educativas y el debate social en torno a esta cuestión, los avances son lentos. Los sectores técnicos siguen dominados por hombres y los canales de captación de talento son, a día de hoy, insuficientes para afrontar las necesidades futuras.

GE estima que, sin mayor presencia femenina en el ámbito tecnológico e industrial, el déficit de especialistas se ampliará, afectando a la productividad y disminuyendo el potencial de nuevas soluciones que transformen el modelo de desarrollo.

Un informe de GE subraya el problema de la falta de talento femenino en puestos técnicos. En la actualidad, solo el 14% de los ingenieros y el 25% de profesionales de TI en Estados Unidos son mujeres. Según datos del US Bureau of Statistics, a pesar de que el 55% de los estudiantes graduados son mujeres, solo el 18% de los graduados en informática son mujeres.

El informe destaca el beneficio económico derivado de abordar estos desequilibrios en la industria. Entre sus principales conclusiones, destacan:

  • Las mujeres siguen infrarrepresentadas en las grandes compañías tecnológicas: solo entre un 13% y un 24% ocupan puestos técnicos y, únicamente, entre un 17% y un 30% ascienden a puestos de liderazgo;
  • Aunque hay más mujeres que hombres cursando estudios superiores (55% frente a 45%), la proporción es mucho menor en las disciplinas técnicas;
  • Cerca del 40% de ingenieras tituladas abandona la profesión, o bien directamente no acceden a este campo;
  • Según la OCDE, reducir la brecha de género podría incrementar hasta un 10% el PIB en 2030;
  • El desempeño de las compañías más paritarias es un 53% mejor que el de las que no lo son. El dividendo es 35% superior y los beneficios un 34%. Estudios del MIT concluyen que un cambio de tendencia en la presencia femenina podría incrementar los ingresos en torno a un 41%.

Las empresas tienen que jugar un papel fundamental en el reclutamiento y retención de mujeres en el sector tecnológico, con el apoyo de gobiernos, instituciones educativas y ONG’s. Una mayor presencia de mujeres en este ámbito tendría un impacto real y positivo a nivel socioeconómico.

Según Marco Annunziata, GE Chief Economist: “Si no incorporamos a más mujeres al ámbito tecnológico e industrial, habrá un impacto significativamente negativo en el sector. Se trata, por tanto, de un problema que las compañías deben abordar de forma activa”.

GE considera que estos argumentos de negocio, unidos al desafío de reclutar y retener a los mejores talentos femeninos en puestos técnicos, implica una necesaria inversión, continua y real, por parte de las organizaciones para reducir la brecha de género.

El plan de GE incluye acciones concretas, como la revisión de su portfolio de escuelas ejecutivas para alinearse con la necesidad de perfiles con capacidades industriales digitales, y la creación de un Consejo Asesor de Tecnología para trabajar en futuras estrategias de retención, centradas en el desarrollo profesional y el fomento de oportunidades de liderazgo. Asimismo, GE continuará explorando e implementando programas para empleados que fomenten una cultura justa e inclusiva donde todos los empleados puedan prosperar.