Desde implantes de cráneo hasta motores a reacción, ¡todo pasa por la impresión 3D! El nuevo centro de GE que ayudará a las empresas a ponerse al día

En estas fechas, pasear por Múnich es casi como entrar en Invernalia, el asentamiento de la Casa Stark en “Juego de Tronos”: los tejados de las casas cubiertos de nieve y las calles empedradas del casco antiguo son el escenario perfecto para la conocidísima serie. Pero a solo un par de kilómetros del centro, cientos de ingenieros, diseñadores industriales y hombres y mujeres de negocios están muy lejos del siglo XV, el periodo en el que se ambienta la guerra por el Trono de Hierro: un nuevo centro de GE que permitirá que los clientes, actuales y potenciales, se lancen a la fabricación aditiva (la tecnología que incluye la impresión 3D) y adquieran conocimientos sobre el diseño, el prototipado y otras partes clave del negocio.

“Nuestra visión es muy sencilla: lo que pretendemos es democratizar la fabricación”, declara Mohammad Ehteshami, gerente en GE Additive, la unidad de negocio que desarrolla máquinas, materiales y conocimiento en esta industria en auge. El negocio ha pasado de contar con un equipo compuesto por 560 empleados a finales de 2016 a contar con 1.200 de colaboradores, produciendo más de 500 máquinas al año. El nuevo centro es una pieza clave para incorporar la fabricación aditiva a la actividad general de GE. “Esta tecnología es tan poderosa que tienes dos opciones: liderarla o ser su víctima”, asegura Ehteshami.

GE ha invertido 3 mil millones de dólares en la fabricación aditiva, 200 millones de ellos en I+D. En otoño de 2016 adquirió las empresas fabricadoras de impresoras de 3D, Arcam y Concept Laser. Hasta la fecha, GE ha exportado más de 25.000 piezas impresas en 3D para máquinas como su motor LEAP, líder en ventas, ingresando más de 200 mil millones de dólares.

 

3D Printing Is Sweeping Manufacturing

The new GE additive center in Munich is a key part of our drive to bring additive manufacturing into the mainstream. http://invent.ge/2jA3H3k

Posted by GE on Tuesday, December 12, 2017

 

Unos 150 clientes asistieron a la inauguración del centro, incluyendo a gigantes industriales como BMW y Oerlikon. Estas dos empresas ya están haciendo uso de la impresión 3D: tienen sus propias máquinas y pretenden incrementar su conocimiento en la materia. Otras empresas están explorando esta tecnología y quieres estudian cómo ajustar sus operaciones actuales para incorporarla.

Maximilian Meixlsberger, quien dirige la sección de fabricación aditiva en BMW Group, declaró que la compañía introdujo esta tecnología en 2005 con una única impresora de Concept Laser, y ya imprime 10.000 piezas de metal al año. “Si queremos que la fabricación aditiva cambie las reglas del juego en la industria de la automoción, la productividad es la clave”, explica. Para el futuro, desea “que cada producto de BMW Group incorpore piezas fabricadas con tecnología aditiva.

Florian Mauerer, jefe de la unidad de fabricación aditiva en Oerlikon, denomina esta tecnología “la vertiente física de la revolución de la información”. Permite que los ingenieros impriman piezas más sólidas y ligeras directamente de un archivo digital, capa por capa. “Las empresas se diferenciarán por cuáles cuentan con esta tecnología y cuáles no.”, asegura. “¡Las posibilidades son infinitas!”

 

El nuevo centro de GE permitirá que tanto los clientes actuales como los que aún no lo son se lancen a la fabricación aditiva. “Esta tecnología es tan poderosa que tienes dos opciones: liderarla o ser su víctima”, asegura Ehteshami, gerente en GE Additive. A día de hoy, GE ha exportado más de 25.000 piezas impresas de 3D como la de la imagen. Se trata de una boquilla de combustible para el motor de aviación LEAP, un líder en ventas que ha traído más de 200 mil millones de dólares en beneficios.

 

GE ha invertido más de 15 millones de dólares en su centro de Múnich. Sus instalaciones parecen lo que en una película de Hollywood sería una fábrica del futuro, pero cuidado: el centro no tiene nada de futurista. Es el ahora. El centro, de unos 250 metros cuadrados, está construido con hormigón liso. En la primera planta hay varias impresoras 3D de distintos tamaños, colocadas a lo largo del perímetro de la planta baja y separadas por paredes de vidrio plegables. Estas máquinas, diseñadas por Arcam y Concept Laser, pueden imprimir tanto bloques de motor enteros como delicadísimos implantes de cráneo para cirugía reconstructiva.

Las escaleras del patio interior llevan al segundo piso, donde que se encuentra la sede de la Additive Academy, en la que los visitantes aprenderán todo lo que deben saber sobre la impresión 3D de la mano de GE y otros expertos de la industria, y un “collaboratorio”, donde los mismos podrán desarrollar sus diseños y experimentar con las diferentes aplicaciones. “Se trata de transmitir el conocimiento sobre la fabricación aditiva que hemos adquirido a lo largo de las décadas”, nos cuenta Matthew Beaumont, gerente del nuevo centro.

En palabras de Beaumont, el centro es un centro de formación de primera clase que ayudará a que nuestros clientes puedan diseñar piezas para la impresión en 3D e incorporar la tecnología aditiva a sus modelos de negocio. “La idea es que obtengan una muestra de todas nuestras máquinas aquí mismo, en el hall, para que las puedan ver, tocar y usar”.

La decisión de GE de inaugurar su primer centro de fabricación aditiva a nivel mundial en Múnich se basa simplemente en el hecho de que Alemania es la “zona cero” de la impresión 3D para metales. Concept Laser, por ejemplo, fundada por el inventor pionero Frank Herzog, está situada a solamente dos horas, en Lichtenfels. Allí es donde, en noviembre, GE Additive colocó la primera piedra de su nueva fábrica, que supone una inversión de 105 millones de euros.

Beaumont está convencido de que, con el nuevo centro, GE tendrá “la oportunidad te mostrar todo lo que estamos haciendo. Además, podremos escuchar a nuestros clientes: queremos que nos cuenten qué desearían ver en la próxima generación de impresoras 3D, y cual ha sido su experiencia con las máquinas hasta la fecha. Peter Stracar, presidente y CEO de GE en Europa, añade: “No hay nada que impulse la innovación más que la interacción entre empresas y clientes”.

 

¿Te ha gustado? Suscríbete a GE Reports para leer más artículos como este en este link.